Home » Publicaciones » Los olvidos del ordenamiento

Los olvidos del ordenamiento

La estructura monetaria vigente en Cuba hasta 2020 (multiplicidad cambiaria) terminó por hacer inviable la marcha de la economía, en tanto las afectaciones a las funciones del dinero generaron distorsiones insostenibles para el ciclo económico. Su impacto llegó a los principales actores por el lado de la oferta (empresas militares y estatales).

Por eso entró en práctica la Tarea Ordenamiento (TO), que comenzó el 1ro de enero de 2021, y constituye la principal reforma económica impulsada por el gobierno cubano en los últimos diez años. Se trata, esencialmente, de un nuevo sistema de precios en la economía y de un ordenamiento del sistema de cuentas estatales.

Como parte de este proceso de ordenamiento económico, además de la subida de los precios y la desaparición progresiva del Peso Cubano Convertible (CUC), entraron en vigor nuevos salarios, para cuya determinación la base de cálculo fue la Canasta de Bienes y Servicios de Referencia (CBSR).

Sin embargo, a partir de estudios realizados por los autores de este texto, se puede señalar que el valor real de la CBSR en marzo de 2021 (4365,2 CUP) es 11 veces superior al oficial de antes de la TO (400 CUP), lo que señala cuál debió ser el crecimiento real de los salarios mínimos.

También resulta de este análisis que la canasta oficial calculada por el gobierno para 2021 (1528 CUP) solo alcanza a cubrir el 78% (1972,13 CUP) de las necesidades mínimas  reales en diciembre de 2020 (es decir, las necesidades de antes de que se produjera el aumento de los precios asociados al ordenamiento). Dicho de otro modo, el valor atribuido a la CBSR ni siquiera hubiese sido suficiente para cubrir las necesidades reales de antes del ordenamiento.

Este desfasaje se explica, por una parte, porque para estos cálculos se hubiera hecho necesario incluir las particularidades estructurales de la economía cubana de escasez y de dualidad monetaria (dolarización parcial del mercado de bienes y servicios), y por la otra, haber tomado en cuenta los precios del mercado informal.

O sea, actualmente los precios de los bienes y servicios en Cuba podrían explicarse por la siguiente estructura: precio de equilibrio de mercado = precio oficial o topado + costo de la tasa cambio + costo de la escasez. 

O, dicho de otro modo: precio de equilibrio de mercado = precio oficial o topado + precio de la tasa cambio + precio de la escasez. Aunque estos precios no sean los únicos posibles, en condiciones de oferta inferior a la demanda, los precios más elevados a los que se vende un producto, suelen determinar el valor de mercado.

-Primero, el costo de la tasa de cambio es un precio adicional que tienen que pagar el consumidor y el productor privado en Cuba para cierto número de bienes y servicios, incluyendo los de primera necesidad. El precio de adquisición de dicha divisa es la tasa de cambio. Desde 2020, hay una tasa de cambio oficial a la que sólo pueden acceder las empresas estatales y militares. En lo que respecta al consumidor y al productor privado, como consecuencia de la escasez de divisas, se dejaron de ofertar estas monedas para el cambio en las instituciones bancarias del gobierno, y se reforzó un mercado informal, con cierto grado de ilegalidad.

-Luego, simultáneamente está el costo de la escasez, como un elemento constitutivo del precio final de un bien en el mercado cubano. Se trata de una variable que corresponde a un costo adicional de compra en escenario de escasez: asociado a una tarifa de entrada al mercado, ya sea por el costo de la cola (tarifa de entrada a esta), o el pago por el derecho a la compra. Dichos costos son asociados a un nuevo agente económico propio de los contextos de escasez: el colero aunque son muchos más los “vendedores” de esta tarifa de entrada, o del bien adquirido en las tiendas estatales y militares ya con esta tarifa incluida. Así, la tarifa de entrada deviene el costo de la escasez, que generalmente forma parte del precio final de un bien en el mercado informal, en el cual la mayoría de los consumidores realmente los adquiere. La situación de escasez genera un cambio estructural de mercado en el cual la cola se convierte en un elemento causal para la compra.

El desconocimiento de esta dinámica real de los precios en Cuba, así como sus dimensiones, ha creado una distorsión en el estudio de la canasta básica y, por tanto, de la norma salarial, así como de las políticas de diseño salarial e ingresos personales ejecutadas por el gobierno.

De igual modo, se evidencia que las tiendas en monedas libremente convertibles (MLC), puestas en funcionamiento por el gobierno cubano desde finales de 2019, han ocasionado una reducción del poder adquisitivo, aumentando la demanda de divisas y, por tanto, el precio de estas.

Como resultado, el valor de la canasta básica de referencia actual (CBSR) sólo cubre aproximadamente un tercio del valor real de las necesidades básicas, actualmente. 

En cuanto a los salarios, como promedio, se puede afirmar que debieron crecer 11 veces para garantizar la cantidad de bienes y servicios indispensables, dados los precios actuales (lo cual es solo un supuesto, pues con la escasez volverían a subir los precios).

Este estudio señala también que el poder adquisitivo real del salario se redujo en 8,42 veces, tomando como base un salario mínimo de 400 CUP (2020) y que el poder adquisitivo real del salario disminuyó en 2,20 veces respecto a lo que debería ser un salario real en diciembre 2020. Concluye que ya para marzo de 2021, el dinero vale 2,20 veces menos que en diciembre de 2020 y determina la inflación acumulada entre diciembre y marzo de un 120%.

Esta caída del poder adquisitivo es el impacto real de la Tarea Ordenamiento en el consumo, hasta la fecha.  Lo cual revela que algunas de las medidas están desconectadas de los mecanismos de formación de precios de los mercados cubanos y, sobre todo, y por tanto, de problemas que afectan a la población cubana.

Esta brecha entre el valor real de una canasta mínima y la calculada oficialmente señala que, o bien no se tuvieron en cuenta los elementos estructurales antes mencionados (costo de la escasez y tiendas en MLC), o bien se ignoró toda su magnitud.

Nota: Para profundizar en los aspectos mencionados en este artículo, así como en los datos y elementos teóricos expuestos en este texto, se puede consultar el informe de Cubaeconomic Inflación acumulada y poder adquisitivo después de la Tarea Ordenamiento.

Deja un comentario